Los ciberataques a empresas crecen un 25%

El coste global para las compañías podría superar los 5 billones de euros este año

En tiempo de pandemia, hay otro virus que corre por los despachos de las empresas: el informático.

Los ciberataques se han disparado con la covid. En EE.UU., el FBI ha detectado que las denuncias de ciberdelitos se han cuadruplicado desde la llegada del coronavirus. Según datos de Google, el número de páginas web falsas que quieren captar información de los usuarios ya roza los dos millones. Eugene Kaspesky, fundador de la homónima compañía de seguridad, sostiene que el crimen digital está creciendo en el mundo un 25%. En España el Instituto Nacional de Ciberseguridad registró el año pasado 130.000 incidentes graves,con un incremento del 24% respecto al curso anterior.

¿Quiénes son los hackers? Son grupos cada vez más profesionalizados. De acuerdo con los datos de The hidden costs of cybercime, de McAfee y la Interpol, las mayores amenazas proceden de países como Rusia, donde operan individuos en colusión con el Estado. El Departamento de Justicia de EE.UU. acusa directamente a la Administración rusa y cree que a “menudo es difícil detectar si la amenza procede de un criminal o de una agencia de inteligencia”.

También es intensa la actividad en China, donde se estima que hay 400.000 personas que operan en esta rama ilegal, con ataques dirigidos al exterior, esencialmente contra EE.UU.. Vietnam es otro foco que ha crecido mucho últimamente, al convertirse en un hub de cibercrimen de medio tamaño. En Corea del Norte, bajo el amparo de departamentos del Gobierno, habría hasta 6.000 agentes especializados en este tipo de campañas.

Origen

Los delincuentes se han profesionalizado y actúan desde Rusia, China, Vietnam…

¿Quién está sujeto a ataques? Nadie está a salvo, pero preocupan en particular las empresas del sector financiero, que es donde se encuentra el dinero. Una reciente investigación del FMI llegó a advertir que estas compañías podrían llegar a perder la mitad de sus beneficios a causa de estas actividades criminales.

Según la agencia europea de ciberseguridad Enisa, las motivaciones de los hackers son sacar ganancias financieras ilícitas, espionaje industrial (como ocurrió en Airbus o General Electric), disrupción de sistemas, chantaje político o ideológico. Algunos de estos grupos constituidos tienen nombres propios, como Turla, Vicious Panda y Gamaredon, que atacaron a gobiernos como Mongolia o Ucrania y a empresas como Microsoft.

nbspSolidSecurity

Además, según fuentes consultadas, estos grupos están a su vez especializados. Por ejemplo, uno roba los datos y los pasa a otro, que es el encargado de monetizarlos y de venderlos de forma ilegal. “Las amenazas han subido muchísimo y se han sofisticado”, reconoce Gabriel Treiband, director comercial del grupo de seguridad Excem Technologies. “Asimismo, entre los hackers hay cierta camaradería, se ayudan entre ellos. Comparten modelos de ataque y luego cada uno los personaliza. Muchos de ellos empiezan con acciones de protesta reivindicativas y luego descubren que pueden ganar dinero”. Una de cada cinco empresas atacadas en EE.UU. paga rescate, según la aseguradora Hiscox.

¿Qué impacto económico tiene en las compañías? “Es imposible de cuantificar. Están los costes que supone para una empresa invertir en protegerse, luego el daño en no poder operar durante el bloqueo, el daño reputacional, los eventuales rescates a pagar, el coste de volver a arrancar el negocio y recuperar los datos. Además, a veces ni hay denuncia a las autoridades”, comenta Luis Corrons, Security Evangelist de Avast.

Fuente: La vanguardia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *